¿Quienes somos?
Consultoria Empresarial
Control Interno
Planes de Viabilidad
Nueva Empresa
Proteccion de Datos
Asesoria de Empresas
Sector I.-Agencias de Viajes
Sector II.- Fundaciones
Noticias
Cómo encontrarnos
Mapa de acceso
Contáctenos


La respuesta concreta no es fácil, pero sí lo es cuando decimos que somos como “médicos de empresa”. 

Un Consultor de empresas es aquel que presta servicios profesionales a éstas en cualquier ámbito económico, financiero o técnico que no sean los habituales trabajos de asesoramiento contable, fiscal, laboral o auditoria. 

El Consultor de empresas, con el paso del tiempo, va conociendo tantas empresas, sectores y situaciones diferentes, que su bagaje de conocimientos es muy amplio, el Consultor acaba manejándose con seguridad en toda clase de empresas y negocios.

Cuestiones tales como: planes de viabilidad o de negocios, estudios económico- financieros, creación y constitución de sociedades, intermediación de negocios, consultoría de gestión, operaciones societarias, planes para solventar crisis empresariales o la sucesión de la empresa familiar, son algunos de los servicios que los Consultores realizan habitualmente en las empresas.


El Consultor de empresas le puede aconsejar antes de emprender inversiones, inicio o ampliación de nuevos negocios, también se puede encargar de aspectos tales como convocar y coordinar reuniones de socios o posibles socios, informar a estos últimos, ayudar en su búsqueda, hacer gestiones ante Organismos oficiales, informarle sobre subvenciones que puedan afectar a su proyecto y tramitárselas, planificar los pasos a dar, hacer los estudios o planes de negocios para presentar ante Instituciones Financieras o socios potenciales, en definitiva, estar a su lado en toda clase de negociaciones. 

En estos casos, conviene poner encima de la mesa todos los datos y analizar la evolución en el tiempo (corto y medio plazo) de las cuentas de resultados, balances y cash flow. 

Es prácticamente imprescindible la ayuda del Consultor en situaciones de crisis o de problemas económicos y financieros. Toda la variante que va desde simples problemas de tesorería y dificultades puntuales hasta situaciones de procesos concúrsales. 


Para analizar qué se hace, dónde, por quién y para qué.

Para diagnosticar y solventar desajustes con los objetivos de su empresa o con las necesidades de clientes.

Para disponer de la información de gestión precisa, con pocos datos y en el momento adecuado.

Para minimizar el coste de gestión, adecuando lo habitual (lo que se hace) a lo normal (lo que debería hacerse).


No espere a tener problemas de salud empresarial, más vale prevenir que curar.

Top